Siempre se tienen muchos recuerdos guardados de cada rincón y espacio del piso que se quiere vender, pero todos estos recuerdos el vendedor se los tiene que llevar ya que no es lo que el comprador desea; y debe ser a contrario, se tiene que despersonalizar todos los ambientes y así les gustara a muchas más persona. Siguiendo esto más una serie de sencillos consejos para vender un piso, se podría finalizar en poco tiempo.

Si aún se vive en el piso que se quiere vender hay que quedarse con lo mínimo e imprescindible, y si no se tiene espacio para guardar todas las cosas es recomendable contratar un espacio de almacenaje, ya que el piso tiene que estar ordenado en todo momento; claro está que dejar algunos muebles le facilitara al comprador hacerse la idea de las dimensiones del piso, pero cuando son muchos solo se conseguirá el efecto contrario, y es que los visitantes noten el piso mucho más pequeño de lo que en realidad es.

Entre los consejos para vender un piso hay que tener cuidado con las camas, las mesas y los armarios, porque generalmente hacen que las habitaciones parezcan mucho más oscuras y pequeñas; por otro lado, si se tiene un trastero también tiene que estar despejado para que se vea lo amplio y espacioso que es. Con respecto a la despersonalización del piso, se tiene que retirar todos los posters, cuadros y cualquier elemento decorativo, y especialmente a todos los que hagan alusión a alguna ideología política y/o religiosa.

Es muy importante ventilar el piso y comprar ambientadores, y con más razón si se es fumador o al tener animales, así como también hay que valorar mucho la posibilidad de repintar el piso ya que con esto también ayudara a eliminar esos olores indeseados; las cortinas con colores neutros siempre dan un buen ambiente, y hay que dejar las camas siempre hechas. La limpieza tiene que ser profunda en todos los rincones para que el visitante se sienta a gusto en todo momento, y sin dejar a un lado la posibilidad de llevar a cabo algunas pequeñas reparaciones o retoques estéticos.

Se debe cuidar mucho la iluminación de todo el piso, revisando todas las bombillas para cerciorase el buen funcionamiento; una vez ya este todo ordenado hay que aprovechar y tomar fotografías de todo el piso en los momentos en el que haya mucha luz, realizando varias para luego elegir las mejores con la ayuda de personas de confianza. En la variedad de consejos para vender un piso es el hecho de realizar una lista con las cosas buenas para explicárselas a las personas que estén interesadas; no hay que enfadarse si dicen cosas negativas del piso, hay que concentrarse en explicar todas las cosas positivas.